Por Noé Pernía

Que sí, que nos gusta quejarnos por todo, por el calor, por el frío, por el tráfico, por el trabajo.

¡Me duele aquí! ¡No puedo más! ¡Odio esto! ¡No me gusta aquello! ¿Por qué a mí, Señor?

El elenco de quejas en el mundo cuenta con muchos más seguidores que la lista de los agradecimientos.

El misterio de la armonía consigo mismo se manifiesta en episodios cotidianos que escapan sin que aprendamos lo que nos enseñan.

Esta mujer, en lugar de lamentarse por la rutina ha improvisado una coreografía en plena pista, tanto para divertirse ella misma como para entretener al público fortuito que la está observando.

El vídeo lo ha grabado el pasado domingo 12 de agosto de 2018 el periodista hispano de la cadena @Telemundo49, @pedroguerreroj, desde la cabina del avión en un viaje de regreso a Tampa, Florida.

En su cuenta de #Facebook ha escrito esta reflexión que a nosotros en Voz Hoy nos encanta y por eso la compartimos con todos ustedes:

«Grabé este vídeo desde el asiento de mi avión, en el aeropuerto de Chicago, momentos antes de despegar. La vida es bella, debe serlo, tenemos la obligación de ser felices. Me encantó el ánimo de esta mujer a pesar del calor que hacía allí afuera».

¿Bailar solos es para gente libre o para los ridículos?

En 2017 se viralizó otro vídeo en el que Kyran Ashford, también empleado aeroportuario pero del Greater Rochester de Nueva York, se desató en pasos con una gracia que los usuarios le premiaron con más de 17 millones de vistas.

Así como la risa, la danza desde tiempos inmemoriales ha funcionado sobre distintos vectores en el contexto antropológico.

El hombre ha danzado para invocar y alabar a los dioses, para fortalecer el sentido de unidad del clan.

Ha danzado para invocar la protección de la naturaleza y para contar historias.

Hoy los seres humanos danzan para combatir el estrés, para divertirse, para conquistar a la pareja y para lucirse por las redes sociales.

Si usted se abure en su trabajo, ¡baile!, y verá como recupera en un santiamén la libertad de no sentir vergüenza ante nadie.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here