¿No sabes nada de criptomonedas? Aquí te desembobamos

0
423

 

Por: Alejandra Cadavid

Las criptomonedas no son una novedad de últimos años. En 1996, el ganador del Premio Nobel en economía, Milton Friedman, aseguraba que en algún momento se crearía en Internet una moneda virtual con la que sería posible hacer pagos, sin necesidad de que las personas se conocieran entre sí para concretarlos.

«Creo que Internet va a ser una de las principales fuerzas para reducir el papel del gobierno. Lo único que falta, pero pronto se desarrollará, es una moneda digital confiable», dijo Friedman.

La primera de las criptomonedas fue creada en 2009 por Satoshi Nakamoto quien publicó, además de un artículo en el que describía un sistema de pagos al que llamó bitcoin, la primera versión del software.

¿En qué se basa el bitcoin?

El bitcoin se basa en una red de ordenadores descentralizada de nodos repartidos por todo el mundo con copias de todas las transacciones que se han realizado.

Al ser descentralizada, no existe una autoridad reguladora o gestora de la moneda, dándole una ventaja sobre las monedas convencionales, que son modificadas por el gobierno de cada país.

Sin embargo, esta característica juega en su contra al ser transadas mediante plataformas en diferentes países, pues sufren de alta volatilidad en el mercado.

Una de las observaciones sobre la impredecible volatilidad la hizo el Banco Central de China cuando el bitcoin bajó un 15 % en un solo día, a pesar de esto, su valor se ha multiplicado cerca de 50 veces desde que se creó en 2009.

Las transacciones se registran en un «libro» llamado blockchain, una red que permite que prácticamente todos tengan acceso al registro de transacciones.

Cuando hay una transacción nueva, automáticamente todos reciben la actualización, por lo que no se puede gastar la misma moneda dos veces gracias a los algoritmos criptográficos que evitan que los ordenadores reviertan una operación.

Actualmente hay más de 700 monedas digitales diferentes con el bitcoin, ethereum y ripple como las principales, con lo que se podría decir que hay un mismo número de blockchains que registran toda la actividad.

Además, la moneda tampoco se puede falsificar. Las unidades se crean a partir de problemas matemáticos complejos y cada cierto tiempo se crea un nuevo problema, las diferentes partes de la red tratan de solucionarlo y quienes resuelven rápidamente el problema ganan bitcoins. A este proceso se le llama «minería».

Los mineros son las personas que forman parte de los nodos; las exchanges, son las bolsas cambiarias de monedas como el euro y el dólar por bitcoins, que se almacenan en aplicaciones conocidas como «wallets», las cuales permiten guardar o intercambiar la moneda.

En sus inicios, si alguien quería negociar con bitcoins tenía que buscar personal o virtualmente a alguien interesado y la ineficiencia del proceso desencadenó la aparición de los exchanges.

Pero su creación no es infinita. Su algoritmo está configurado de tal manera que cada cuatro años se reduce por dos la cantidad que se producen y sólo se emitirán un total de 21 millones de Bitcoins.

Según Bitlicense, la primera licencia comercial para monedas digitales en Estados Unidos emitida por el Departamento de Servicios Financieros del Estado de Nueva York (NYSDFS), define las criptomonedas como:

«Cualquier tipo de unidad digital, creada u obtenida mediante el cálculo matemático, cuyo sistema está basado en internet y que se utiliza como un medio de cambio o una forma de valor digitalmente almacenado».

¿Cuánto cuesta el bitcoin?

¿Y su precio? El precio de los bitcoins está determinado por la oferta y la demanda.

En sus inicios, si alguien quería negociar con bitcoins tenía que buscar personal o virtualmente a alguien interesado; la ineficiencia del proceso desencadenó la aparición de los exchanges o mercados de criptomonedas, como Coinbase.

En el caso de Colombia, el Banco de la República dice que el bitcoin no es una moneda en el país y por esta razón no se le puede considerar como medio de pago legal, sin embargo, no es así en todo el mundo.

En el caso de España, una persona puede viajar pagando con bitcoin en determinadas plataformas y la iniciativa «la Calle Bitcoin», que se realizó primero en Madrid y luego en Barcelona, busca promover el pago en establecimientos locales con este tipo de monedas.

Por otro lado, Dell acepta en su tienda online de Estados Unidos el pago en bitcoin y Microsoft permite pagar sus contenidos digitales mediante esta moneda virtual.

Ante todo esto surge una pregunta: ¿Es lo mismo hablar de criptomoneda, moneda virtual y dinero digital?

El dinero digital es cualquier medio de intercambio monetario que se haga por un medio electrónico, es decir, cuando se realiza un pago o envió de dinero que no sea físico. Una transferencia o un pago con tarjeta se consideran dinero digital.

Prácticamente todo el dinero del mundo es digital, ya que el efectivo solo representa aproximadamente el 8% del dinero en circulación.

Por otro lado, el dinero virtual es aquel que no existe más que en su formato digital como las divisas dentro de los videojuegos con las que se pueden comprar objetos o las creadas por las empresas para sustituir el dinero físico actual.

Así, todas las monedas virtuales son digitales, pero no todas las digitales son virtuales. Por ejemplo, si tiene cierta cantidad de dinero en una cuenta, este es digital pero no virtual.

Las criptomonedas, que ya explicamos anteriormente, pueden ser dinero virtual y digital, pero no viceversa, pues, aunque estos tipos de dinero pueden convertirse, no son específicamente criptomonedas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here